¿Cuánto cuesta una página web?

Si te has propuesto la meta de lanzar una página web y estás buscando la mejor alternativa en lo que a precios se refiere, habrás notado que las ofertas son muy variadas.

Tanto, que seguramente te percataste de que el rango de precios puede comenzar en una cifra y multiplicar por cinco, por ocho y hasta por diez veces su valor.

Entonces te surge lo que sería la gran interrogante en torno a las variantes que encuentras disponibles en Internet: ¿realmente, cuánto cuesta una página web?

Bien, primeramente, te aclaro que ninguno de los precios que hayas visto tiene por qué ser el errado.

Sucede que un sitio web puede costar desde $ 400 hasta $ 3 000, y muchísimo más.

Depende, en cada caso, de los elementos importantes en el diseño del sitio, de los servicios que quieras habilitar en él, las opciones de personalización que te ofrezca la plataforma que utilizarás para editar y subir el contenido, entre muchos otros aspectos.

Que tengas una noción básica de todas estas cuestiones y logres tomar una decisión acertada es la razón por la que ponemos este post en tu pantalla. Así que quédate un poco y aclara todas tus dudas.

Factores que determinan cuánto cuesta una página web

Como te vengo anunciando desde el inicio, el precio final del sitio web que quieres hacer está directamente relacionado con varios factores. Si encontraste una oferta de $400 y otra de $1000, puede que ambas sean tarifas razonables. Para que puedas entender un poco esta cuestión, dividire el diseño web en  tipologías diferentes:

Magnitud del proyecto y lenguaje de programación

  • Webs profesionales, creadas desde cero y a medida, completamente personalizables. Son la opción ideal para grandes empresas, o para emprendedores con bastante presupuesto y una proyección futura más o menos definida. Un proyecto mucho más ambicioso que el resto necesita de una web mucho más flexible; eso lo tenemos claro.
  • CMS, con WordPress, Prestashop o Shopfy. Esta opción es la adecuada para emprendedores, bloggers, influencers, propietarios de ecommers, freelancers y pequeñas empresas, en sentido general. No tienen un rango de modificación tan grande como las webs profesionales, aunque permiten muchísimas opciones de personalización y un gran número de funcionalidades. Ni siquiera estás obligado a usar una plantilla determinada y sí, es mucho más económica.

Funcionalidades

Tanto una CRM como una web diseñada desde cero, necesita tener determinadas funcionalidades. Estas, incidirán directamente en el precio final que deberás abonar por ello.

Tal vez simplemente necesitas mostrar una información, y por eso sólo requieres de una web estática en la que publicar contenido. Sin embargo, puede que tu sitio se dedique a la comercialización de productos o servicios.

Entonces necesitas una web capaz de procesar pagos.  En el primer caso te bastará con una buena plantilla, quizás en WordPress, más o menos personalizable, según tu deseo. En el segundo, no basta con esto; necesitas también integrar alguna pasarela de pago.

No obstante, en muchas ocasiones quieres, además, que tu sitio web posea otras aplicaciones. Por ejemplo:

  1. Que conecte tus formularios de suscripción con la plataforma de email marketing que utilizas.
  2. Que ofrezca a tus usuarios la opción de registrarse.
  3. Que tenga una zona de acceso restringido sólo para uso de quienes te han pagado por alguna membresía o un plan especial.
  4. Que permita crear bonos con descuentos personalizados para clientes VIPs.

En esos casos, tu página web necesitará un trabajo un poco más complejo y, obviamente, precisas un extra de presupuesto. Incluso teniendo una muy buena plantilla en WordPress, son opciones que no vienen por defecto programadas.

Grado de personalización

Para explicar detenidamente la cuestión del diseño web, la cual es, sin lugar a dudas, una de las más importantes a la hora de determinar el precio de un sitio, vamos a basarnos en esa plataforma tan famosa: WordPress.

En Wordpess existen 3 formas básicas para trabajar, según el grado de personalización que deseas para tu sitio web:

  • Diseño a partir de una plantilla
  • Diseño a partir de un framework
  • Diseño completo desde cero, a medida

Para que entiendas dónde radica la diferencia entre las diferentes opciones, te describire brevemente cómo funcionan:

Diseño a partir de una plantilla

Es la forma más sencilla de implementar tu web y consiste en utilizar una plantilla prediseñada como, por ejemplo, las que aparecen en Themeforest. Luego, dicha plantilla es adaptada al contenido de tu sitio Web y a tu Identidad Visual Corporativa.

Si bien es cierto que esta opción te pondrá bastantes limitaciones en términos de diseño; es una forma muy rápida y económica de poner tu página en funcionamiento.

Una limitante, es que tendrás que colocar el contenido en base al diseño, y nunca de otra forma. Tampoco es un gran problema, pues existen plantillas sumamente flexibles en este sentido. El problema con dichas plantillas es que también son más lentas en el tiempo de carga, lo cual no favorece a tus usuarios, ni tampoco al SEO de tu sitio.

Diseño a partir de un framework

El diseño web a partir de un framework viene siendo la alternativa más balanceada, por decirlo de alguna manera. Es bastante flexible y el trabajo es menos costoso que construir toda tu web desde cero.

Si hay un estándar recomendado para propietarios de una web en WordPress, es este. Te contamos cómo funciona:

En base a una estructura muy ligera y básica, previamente definida, se diseña lo que será tu futuro sitio web. Para personalizarlo, se agrega una Skin, de acuerdo a las particularidades de cada empresa y a los códigos visuales que esta maneja según su manual de identidad visual corporativa.

Permite un alto grado de personalización sin la necesidad de partir desde cero en cuanto a código de programación, lo cual ahorra tiempo y también presupuesto.

Hybrid, iThemes Builder, Beans, Ultimatum, PageLines y Genesis son algunos ejemplos; aunque cada vez se vuelven más populares los page builders, como Divi, Beaver Builder y Elementor.

Diseño completo desde cero, a medida

Como hemos estado repitiendo en más de una ocasión, esta es la forma en que puedes obtener la máxima personalización posible de tu sitio web. Eso sí, resultará mucho más costosa, pues es necesario crear una plantilla de WordPress desde cero solo para ti. Además, requiere más tiempo y el trabajo de un equipo es de mínimo dos personas: un desarrollador web y un diseñador.

Calidad y/o complejidad del diseño

Un buen diseño se paga bien. Lo importante, en este caso, es que comprendas que cuando hablamos de diseño en tu página web no nos referimos exclusivamente a las cualidades visuales de la misma (aunque las incluye).

Más allá de que tu sitio luzca “bonito”, es necesario que sea funcional e intuitivo. La usabilidad, en este sentido, es un factor clave. Lo bien estructurada que se encuentre la información que proporcionas influirá directamente en la experiencia de navegación de los futuros usuarios. La eficiencia, la rapidez, el tiempo de carga, e incluso el posicionamiento de tu web dependerán también de ello.

Envergadura

Una página web puede tener una enorme cantidad de apartados. Existen sitios que funcionan perfectamente con un home y varias páginas, categorías y subcategorías. Sin embargo, hay webs corporativas con estructuras complejas de más de 20 o 30 páginas.

Por otra parte, existen sitios que ya cuentan con una gran cantidad de usuarios registrados y que reciben miles de visitas cada día. Obviamente, esto complejiza bastante el trabajo y se reflejará, sin lugar a dudas, en el precio final del servicio que solicites.

Proveedor

Las particularidades de la agencia que realizará el trabajo también inciden en el precio final de tu web. Un freelancer o un equipo pequeño de trabajo siempre terminarán proponiéndote una alternativa más rentable, pues tienen que enfrentar menos gastos de infraestructura, etc.

Lo ideal, para que tengas seguridad total en cuanto a la calidad total del servicio que vas a recibir, es que contrates a un diseñador web freelance o a una agencia pequeña. Las agencias mas reconocidas siempre tendrán mayores estándares de precio.

Servicios adicionales que determinan cuánto cuesta una página web

Como has de suponer, también puedes acudir a un profesional para que mejore tu web actual o para que agregue determinadas funciones una vez que hayas terminado de hacer el trabajo básico de diseñar tu sitio. ¿Cuáles son estos servicios adicionales? ¿Cómo se traducen en cifras? Aquí te mencionamos los más recurrentes:

  • Diseño de tu logo e identidad visual corporativa
  • Consultoría SEO
  • Mantenimiento web
  • Estrategias de Marketing Digital
  • Copywriting

Cuánto cuesta una página web en WordPress: Resumen en cifras

Si dedicaste algunos minutos a conocer cómo funciona el proceso de creación de tu web y cuáles son las diferentes alternativas entre las que puedes elegir, en dependencia de tus necesidades. Estás en condiciones de enfrentarte a este pequeño resumen en cifras, para que puedas hacerte una idea básica de cuál sería tu presupuesto final.

Recuerda que, en cada caso, puedes ahorrar o gastar más dinero; lo que aquí te presentamos son valores aproximados para que los uses de manera orientativa.

  • A partir de una plantilla: entre $400 y $800, aproximadamente
  • A partir de una plantilla, pero con varias funcionalidades adicionales: alrededor de $1 000
  • Web corporativa con varias páginas y funcionalidades: entre $1200 y $2400, por lo general
  • Web para ecommerce: Empezando en $1200
  • Web hecha a la medida: hasta $5 000, en dependencia de la complejidad.

Deja un comentario